Una boda musical: el enlace de Andrea y Daniel en la catedral de Tui

Una boda musical: el enlace de Andrea y Daniel en la catedral de Tui

 

Cuando recibí la llamada de Andrea para ser la fotógrafa de su boda no podía estar más feliz. Andrea es una amiga de la infancia con la que compartí colegio, conservatorio  y muchas horas de amistad. Como muchas veces pasa, los caminos se van separando, pero siempre queda la amistad que vivimos. Fue un sueño poder fotografiar su boda en la ciudad en la que crecí y que adoro: Tui.

Andrea me contó que tenían en mente una boda cercana, rodeados de su familia y su gente más querida. La ceremonia se celebraría en la preciosa catedral de Tui. La catedral es la sede principal del festival IKFEM – Festival Internacional de Piano. Un festival que en 2018 cumplió su sexta edición bajo el lema Women Sound. Y Andrea es la directora de este proyecto tan interesante, que reúne a músicos, artistas y melómanos, aprovechando el puente que supone Tui de conexión entre la cultura portuguesa y gallega.

Tanto Daniel como Andrea son pianistas y se conocieron a través de la música, por lo que estaba claro que esta iba a ser una gran protagonista en su enlace: durante la misa unos amigos tocaron el órgano en la catedral, el piano les acompaño en el cóctel y en la comida, para la fiesta hubo música en directo y veréis en las fotos lo bonita que era la figura de la tarta.

Además la celebración fue en la finca de la casa de sus padres. Preparada para la ocasión, parecía hecha a medida para el día que disfrutamos. Se montó una carpa en una zona de césped para la comida y posterior fiesta, monitor de ocio para los niños que incluso se bañaron en la piscina, hubo pulpeira y mesas de con comida en el cóctel que se vaciaron rápidamente.

El trabajo que hicieron Daniel y Andrea organizando su boda, así como la colaboración de todos sus seres queridos, fue impresionante. Siempre digo que los novios son los que más trabajan en las bodas, pero en este caso ¡se deberían llevar un premio al esfuerzo! Como era de esperar, todo esto dió lugar a un ambiente único y auténtico en el día de su boda.

Cada rincón estaba lleno de detalles maravillosos y emocionantes: la familia colaboró muchísimo en toda la preparación de la finca, les regalaron unas botellas de vino diseñadas especialmente para su boda, el cariño de los amigos y amigas, muchos viajando desde muy lejos, incluído su profesor mentor en el piano quien pudo acompañarles en ese día tan especial…

Sólo puedo deciros que fue todo tan bonito que de verdad me dió mucha pena cuando el día llegó a su fin y tocó recoger las cámaras. ¡Ojalá se casasen todos los años! Desde aquí les vuelvo a dar las gracias por dejarme ser testigo de ese día y os dejo el reportaje para disfrutéis también vosotros de su boda.

 

 

Hay 2 comentarios


Publicar un nuevo comentario